LUCHA DE GIGANTES…

¿Podría Antonio Vega haber tenido un TDAH?

Los datos sobre la vida del que fue considerado por muchos un “maldito”, por su adicción a la heroína (que él no escondió nunca, pero de la que tampoco se enorgullecía) y por su inestable carrera artística, aportados en el polémico documental “Tu voz entre otras mil”, dirigido por la periodista Paloma Concejero, y otros datos recogidos de diversas fuentes en internet describen al mítico cantante como:

“un niño que nació sietemesino en 1957”

… “nació con muchas ganas de dar guerra”

asegura su madre  

“era raro y complicado, un chico inquieto y saltarín, con un coeficiente intelectual grande, alguien con una extraña pasión por escalar montañas y hasta paredes y puertas”

… “un niño inquieto al que un psiquiatra tildó de “muy conflictivo” por tener un cociente intelectual de 130, un tirillas que actuó por primera vez con 14 años”… “el compositor fue un deportista empedernido hasta que la música (sobre todo los conciertos) se cruzó en su camino,, de hecho, hay quien apunta que esa fortaleza física fue la que le ayudó a superar los embates de su posterior adicción a las drogas”…

[wpdevart_youtube]c5S6DFiQyWo[/wpdevart_youtube]


“Antes de darse cuenta de que la música era el único camino posible, Antonio Vega fracasó en los estudios universitarios que intentó cursar, estuvo matriculado dos años en la escuela de arquitectura, otros dos en sociología y después en la escuela de pilotos”

… “la hiperactividad era otro de los fuertes de Antonio, que demostró incluso en su última época y a pesar de su precaria salud”… “Antonio era compulsivo, perfeccionista, aventurero, temerario, y físicamente empezó con el kárate y el alpinismo.. “su “caótica y fascinante existencia” … su espasmódica genialidad… era una persona especial” …


Si el reconocido por muchos como uno de los mejores, y más sensible y creativo, músicos españoles de los últimos 50 años tenía un TDAH, su detección y tratamiento adecuados posiblemente habrían prevenido su adicción a las drogas (y mucho sufrimiento), y le habrían permitido desarrollar una vida y una carrera musical mucho más estable, organizada y productiva… Y él, los que le querían y los muchos que disfrutamos y admiramos su música habríamos disfrutado mucho más de su genialidad.