“MUJER DE LAS MIL BATALLAS”

Es imposible que yo padezca TDAH. Mujer. Adulta. Carrera universitaria. Excelentes calificaciones. Impecable comportamiento. Inteligente. “Las pillo al vuelo”. No hay déficit de atención. Más bien tranquila, no me muevo en exceso. No hay hiperactividad.

Soy la típica “niña buena”. Huyo de problemas, no me meto en líos, superresponsable, adulta desde pequeña. Digna de admiración. Modelo a seguir.
Fin de los estudios y principio de la vida. Salir del aula y entrar en el mundo, pero…

  • No hay un lugar para mí…
  • Sólo sé estudiar… (Hiperfocalicé mi atención en libros y apuntes)
  • Frustración Baja autoestima… Enfrentamientos familiares
  • Dificultades para relacionarme fuera del ambiente académico
  • Soy raraNo me entienden… Me aislo..
  • Exigente conmigo misma y con los demás, perfeccionista excesiva, obsesiva, cabezota y persistente…            

La vida tiene tu nombre, mujer de la mil batallas.
La fuerza de tu mirada, con el valor no se esconde.
Hay que plantar la esperanza en el lugar donde duele,
para que crezca bien fuerte, en el miedo que acompaña.
Y sigues tan bonita como ayer, no se despeina el alma.
Un pasito más, que si se puede,
uno y otro más, mujer valiente.
Lo que diga esta de más, ya se que quieres gritar
y no te sientas sola,
contigo estoy…
Todas las luces del mundo, iluminan tu vereda.
Y cada herida la llenan con el amor más profundo.
Pero si la noche es larga y sientes que estas perdida,
recuerda mi melodía que te quiere y acompaña.
Y sigues tan bonita como ayer, no se despeina el alma.
Un pasito más, que si se puede,
uno y otro más, mujer valiente.
Lo que diga está de más, ya se que quieres gritar
y no te sientas sola,
contigo estoy… 

(Musica video por Manuel Carrasco. Mujer De Las Mil Batallas.(C) 2013 Universal Music Spain, S.L.)

En el año 2000, estaré casada y tendré un hijo. ¡Lo clavé!,  pero… ¿Es lo que realmente quiero?, ¿Soy feliz?… NO

Desempeño un trabajo muy inferior a mi capacidad intelectual por miedo e inseguridad, insatisfacción total versus inmovilidad total. Un cambio para mí, supone el apocalipsis. Mi matrimonio no es como yo esperaba. Odio las tareas del hogar. Amo a mi hijo, pero no lo soporto. ”Soy mala madre y esposa, seguro”. (Culpabilidad). No obstante, tengo otro niño. Soy de ideas fijas:

“No a hijo único”. No puedo con la vida…..estrés, carreras, ansiedad, cansancio, sueño, desgana, desmotivación, problemas de pareja….

A pesar de mis enormes esfuerzos, mis hijos “se me escapaban de las manos”. Decido actuar. Me planto en Pediatría:” En mi casa tenemos un problema. Creo que son mis hijos, pero puedo ser yo, o los tres, o todos”

Los dos chicos son diagnosticados de TDAH, empiezo a entender algo. Cinco años después, la doctora me plantea la posibilidad de que yo también sufra TDAH. ¿YO?. No. Los demás , sí. Yo no, …no me veo… yo soy diferente a ellos”.
Toda la información posible sobre TDAH en mujeres adultas, explicaciones por profesionales especializados, estudio a fondo del tema. No convencida totalmente, pero con confianza absoluta en mi psiquiatra, inicio tratamiento. Mi vida da un giro radical. Soy como soy y me gusta, me gusto. Tengo el control de mí misma.

En mujeres adultas es muy difícil de detectar el TDAH, compensamos el déficit, generamos recursos, pasamos desapercibidas…se agudizan más los síntomas relacionados con las comorbilidades. Mi primer diagnóstico fue “depresión”.
No dejo de interesarme, de leer, de investigar, de acudir a ponencias, de hablar con especialistas sobre el TDAH en mujeres adultas… y aunque es que SÍ, aún me queda un resquicio de duda….

¿INHERENTE al TDAH?

MBB